📍 Medjugorje: el pueblo donde siempre es Domingo 🇧🇦

La primera vez que escuché«Medjugorje» fue en un programa de radio esotérico. La historia de 6 adolescentes bosnios que afirmaban recibir mensajes de la Virgen. Diez secretos que prometían ser la continuación de Fátima. Al tiempo, recibí la invitación de una amiga polaca para ir de peregrinación. La poca costumbre de viajar y el miedo a volar fueron los primeros obstáculos. Descubrir una imagen de la Virgen de Tihaljina junto a la tumba de mi Padre, fue la señal que me terminó de convencer. Preparé las maletas y en Agosto de 2017 acudí al Mladifest, el Festival de la Juventud que se celebra todos los años en Medjugorje.

Llegada desconcertante

Aterrizamos en el aeropuerto de Dubrovnik después de comer. Vimos el complejo amurallado de la ciudad desde el autobús. Tras atravesar Croacia y Bosnia por unas carreteras estrechas y sin pertrechar, llegamos a Medjugorge por la tarde. El autobús nos dejó en la plaza principal junto a la Iglesia de Santiago. La primera sensación fue extraña, como de abandono y desamparo. Me encontraba solo en una ciudad que desconocía, sin ningún tipo de orientación, pues no tenía Internet. Ni Whatsapp ni Google Maps funcionaban.

Tampoco conocía el grupo con el que pegrinaba, perteneciente a unas parroquias de Bilbao y Asturias. Ellos tomaron su rumbo y yo me quedé solo. Afortunadamente pude contactar vía SMS con Anna, que ya se encontraba en Medjugorje. Conviene que contrates una tarifa de datos con tu operadora de telefonía antes de viajar a Bosnia. Es hermoso reencontrarte en verano con amigos europeos. Tomamos unas cervezas y charlamos bajo la luz de la luna en una terraza. Nos retiramos a buena hora para descansar.

La campa

Los días siguientes, por la mañana, había conferencias del Padre Jacques Philippe en la campa. Conocido divulgador católico y autor de libros como Libertad interior. El Padre hablaba en francés y era simultáneamente traducido a muchos idiomas a través de la radio local de Medjugorje. Por eso es recomendable llevar una radio FM. En los descansos, la gente cantaba y bailaba como puede verse en el siguiente vídeo.

Evenu Shalom.

Al atardecer cena y Misa multitudinaria. Miles de personas de todas las edades y paises se agolpaban en la campa junto a la Iglesia de Santiago. Se respiraba un ambiente sagrado pero a la vez festivo y jovial. Como si todo el mundo estuviera interconectado para la adoración. En algún momento, se escuchaba a alguien gritando. Dicen que se debía a la presencia del enemigo, turbandose por la presencia de Cristo en la Eucaristía. Era Viernes pero parecía como si fuera Domingo. A continuación el vídeo oficial de aquella Misa.

Nuestra primera Misa en la campa de Medjugorge
Hosanna in excelsis Deo / Sanctus previo a la Adoración. Se convirtió en la banda sonora de la peregrinación.

Comunidad del Cenácolo

Al día siguiente, bajo un sol y un calor implacables, visitamos la Comunidad del Cenácolo y el castillo de Patrick y Nancy. Temperaturas de 45 grados centígrados. Si viajas a Medjugorje en verano, lleva ropa ligera y transpirable, crema solar, sombrero gafas de sol. Por la noche, la Comunidad del Cenacolo escenificó una hermosa obra de teatro llamada «Credo». Cientos de personas asistimos a este musical en la campa. Después tomamos unas cervezas y regresamos al hotel.

Los lugares de las Apariciones

Otra de las noches hicimos el viacrucis a la Colina de las Apariciones (Podbrodo). Se trata de la colina donde se apareció la Virgen por primera vez. El tercer secreto dice que un artefacto de origen celestial – no fabricado por mano humana – será depositado en este lugar. Un buen calzado es fundamental porque el camino está jalonado de rocas. También es útil llevar una linterna de cabeza para llevar las manos libres con uno o dos bastones de senderismo.

Otra de las noches subimos de madrugada al Križevac, el monte de la cruz. Nuestra Señora se enamoró de la devoción de este pueblo por esta cruz. En 1933 los habitantes de Medjugorje inauguraron una gran Cruz en el monte más alto de la localidad. En palabras de Nuestra Señora, Ella pasa mucho tiempo junto a la cruz.

El pañuelo de Cristo

Uno no puede dejar de visitar el monumento del Cristo ResucitadoRisen Christ. Allí me pasó algo curioso. Anna me llevó por sorpresa. Yo desconocía la existencia de esta estatua. Se trata de un Cristo crucificado sin cruz. Permanece separado de la campa en un jardín. Entramos al recinto y vimos la estatua modernista, un estilo que no me entusiasma. Había una fila de gente esperando para acercarse a adorar. Se dice que el Cristo exuda agua, todos llevaban pañuelo para recogerla.

Risen Christ

Recuerdo inspeccionar mis bolsillos y comprobar que no tenía pañuelo. Mi devoción tampoco era todo lo evolucionada para adorar. La figura de Jesucristo aún no inundaba mi corazón. Se lo comenté a Anna mientras me daba la vuelta para abandonar el recinto. Ella insistió y me dirigió de nuevo a la cola. Una vez allí, de forma sorprendente y sin mediar palabra, la persona que estaba delante me ofreció un pañuelo.

Era una mujer portorriqueña que vivía en Nueva York. ¿Cómo sabía que necesitaba pañuelo? Sentí aquello como una invitación del Cielo para acercarme a Jesucristo. Anna comentó que este tipo de cosas suceden en Medjugorje.

Los alrededores

No todo está en la pequeña villa de Medjugorje, los alrededores son interesantes. Con tanto calor, la visita a las cascadas de Kravica era casi obligada. Es una zona de baño fluvial espectacular. Aguas limpias, frescas y cristalinas del río Trezibat. Zonas de sol y sombra con restaurante. Por la tarde visitamos Mostar. Ciudad donde aún son visibles los efectos de la guerra y donde ahora conviven en paz mezquitas e iglesias. La visita a la playa de Makarska fue cancelada por una avería en el autobús.

El enemigo en Tihaljina

Visitamos Tihaljina, una localidad a 32 kms. de Medjugorje. Su Iglesia contiene una estatua de la Virgen que, según los videntes, es la imagen más fiel de Nuestra Señora de Medjugorje. Es una estatua muy realista, pareces estar ante una aparición. Celebramos una Misa allí algo accidentada. Una joven feligresa situada muy cerca, comenzó a gritar y tener convulsiones. Intenté ayudarla pero Anna me paró y tranquilizó. Se trataba del mismo tipo de presencia maligna que habíamos vivido días antes en Medjugorje.

Último día

Nuestro último día en Medjugorje fue agotador. Por la mañana, subimos en viacrucis al Križevac. Por la tarde nos confesamos e hicimos una última visita nocturna al Podbrodo. Recomendaría hacer la confesión nada más llegar a Medjugorje. A Nuestra Señora le gusta ver almas limpias. La confesión es una de las 5 piedras de Medjugorje.

En definitiva, el Mladifest es una buena oportunidad para mejorar tu devoción y conocer gente interesante. Ese tipo de amistades que San Francisco de Sales recomienda, en su libro La Vida Devota, que pongas en tu vida. Conocer católicos de todos los rincones del mundo es una experiencia realmente enriquecedora. Pero lo mejor es el encuentro con tu Madre del Cielo, que te llevará a su Hijo y dará plenitud a tu vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.