📖 Los 4 Amores por C.S. Lewis ❤️

wp 1580104335378

Puntuación: 4.5 de 5.

Algo no va bien cuando nuestro discurso afectivo no pasa de lo superficial, cuando la búsqueda de la seguridad y el confort son la prioridad. Nuestra vida afectiva se ve comprometida y empezamos a interesarnos por libros como éste. Inicié lecturas sobre el amor con un clásico – El Arte de Amar de Erich Fromm – que me abrió los ojos. La siguiente parada ha sido este libro. No puedo decir que uno sea mejor que el otro. Más bien que ambos enfocan la realidad desde distintos ángulos.

El gancho: comparación con Fromm

El Arte de Amar de Fromm y Los Cuatro Amores de Lewis se complementan. Lewis describe el amor de forma más genérica, vivencial y apologética. Fromm es quizás más pragmático y concreto en el capítulo 4 de su libro, al desmenuzar cada componente del amor: fe, actividad, coraje, concentración, etc. Ambos identifican falsas formas de amor en la sociedad actual: Fromm describe la sociedad de autómatas típica soviética. Lewis describe otro tipo de fantasmas, los típicos de su cultura occidental: paganismo y nacionalismo. Ambos identifican la soledad causada por el egocentrismo: Fromm con Jonás y Lewis con un el cofre del egoísmo.

Introducción

Lewis presenta la estructura del libro. Nuestros amores se definen desde lo más bajo, desde los placeres: de necesidad (el que sientes por necesidad humana, por ejemplo por un vaso de agua cuando tienes sed) y apreciación (el que sientes al tomar un vaso de vino) El alcance de nuestros placeres prefigura la calidad de nuestro amor.

Hay dos formas básicas de amor: el amor apreciación – amor semejanza – nos permite admirar lo bueno de los demás, la imagen de Dios en los demás. Pero no es suficiente para salir de nuestro egoísmo y acercarnos a Dios. El amor necesidad sí que nos lleva a la aproximación al prójimo y a Dios. La vida divina en sí misma, es no sólo semejanza, sino que es la vida divina realizada según las exigencias humanas. Se hace a través de la aproximación a Dios por medio de nuestra voluntad.

Capítulo I: gustos y amores por lo sub-humano

Los buenos críticos definen y describen antes que elogiar o despreciar. No tomemos juicios morales antes de tiempo. Del amor necesidad puede surgir otra clase de amor, siempre a partir de principios morales. Cuantas mujeres abandonadas por sus amantes cuando éstos han saciado sus necesidades. Principios morales como la fidelidad o la gratitud hubieran mantenido la relación.

Lewis denuncia muchos excesos de la sociedad actual: deformación del lenguaje para el adoctrinamiento, paganismo (amor a la naturaleza), nacionalismo (patriotismo)

Idolatría de la naturaleza

La naturaleza no enseña sólo ofrece estados de ánimo. Es el tipo de sensaciones que aprecian los ingleses (Genius Loci es principio para el diseño paisajístico de Alexander Pope), rusos (domovói), romanos (genius loci) Carl Gustav Jung describe una experiencia extrasensorial con el espíritu del lugar en su Torreón de Bollingen (Suiza) Lo cuenta en su libro Recuerdos, Sueños, Pensamientos: el torreón es un lugar de concentración espiritual dedicado a los muertos y donde sólo él podía entrar. Las experiencias espíritas de Jung recuerdan a la de Lewis con su esposa fallecida descrita en el libro Una Pena en Observación. La experiencia de la naturaleza no puede hacer válida una filosofía ni una moral.

Capítulo II: El Afecto

Es el amor más instintivo pero es la primera grieta por donde nuestro ego empieza a romperse para elevarse. Empezamos a salir de nosotros mismos para apreciar la bondad o inteligencia del otro. No se da importancia. Podría confundirse con 1 Corintios 13. Cristo deja claro que no debemos fiarlo todo a este tipo de amor (Lc 14, 26)

Capítulo III: La Amistad

El compañerismo es la matriz de la amistad. Debe asentarse en una afición o cruz común que dé paso a la mutua admiración. Pequeños círculos de amigos han transformado el mundo. De ahí que sea denostada por el poder político temiendo posibles rebeliones. Tenemos que desterrar la idea de que elegimos los amigos. Las amistades no se eligen, Dios nos sirve la mesa. Cristo dijo: «yo os he elegido a vosotros» (Jn 15,9-17)

Capítulo IV: El eros no es suficiente

Lewis explica por qué el enamoramiento no es duradero por sí mismo. Nuestro ego vuelve con el tiempo y debemos esforzarnos por los trabajos que promete el eros. El marido debe sacrificarse por su esposa. Es necesaria humildad, caridad y la gracia divina.

Capítulo V: La Caridad

La imagen y semejanza de Dios no es suficiente, debemos usar voluntad (es un mero jardinero del amor) para aproximarnos a Dios. Vida divina hecha a través exigencias humanas a través de la imitación de Cristo.

Poner a Cristo en la relación. Llegar juntos a un acuerdo como Lovelace con su amada y su dedicación al honor de la caballería por encima de ella. Ley que ambos reconocen.

Amores naturales no cumplen promesas. Amar es sufrir. La única alternativa es el ataúd del egoísmo. Nunca es posible la seguridad. No calcular para evitar sufrimientos ni cuidar la propia felicidad. Fromm lo expresa así:

Tener fe requiere coraje, la capacidad de correr un riesgo, la disposición a aceptar incluso el dolor y la desilusión. Quien insiste en la seguridad y la tranquilidad como condiciones primarias de la vida no puede tener fe; quien se encierra en un sistema de defensa, donde la distancia y la posesión constituyen los medios que dan seguridad, se convierte en un prisionero. Ser amado, y amar, requiere coraje, la valentía de atribuir a ciertos valores fundamental importancia —y de dar el salto y apostar todo a esos valores—.

Sufrimiento según Fromm

Siguientes paradas

Mi búsqueda del amor verdadero mira ahora hacia estos libros:

Índice del libro

  • Dedicatoria
  • Introducción
  • I. Gustos y amores por lo sub-humano
  • II. EL afecto
  • III. La amistad
  • IV. Eros
  • V. Caridad

Apuntes tomados durante la lectura:

Las notas y apuntes tomados durante la lectura han sido recogidos en este artículo del blog.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.