✅ Los Santos Griales de Valencia y León podrían ser auténticos ⛪

img 20190210 154628
1.- Santo Cáliz de Valencia. 2.- Santo Grial de O Cebreiro. 3.- Cáliz de Doña Urraca (León) 4.- Santo Catino de Génova. 5.- Agate Bowl (Viena) 6.- Vaso de Nanteos

Si el Doctor Jones – el mítico protagonista de la saga Indiana Jones – se reencarnase hoy, viviría una auténtica odisea para encontrar el Santo Grial. Considerada como la «reliquia de las reliquias», es el auténtico «objeto del deseo» para arqueólogos, periodistas, cineastas, escritores, historiadores o teólogos. Muchos han intentado poner cerco a un enigma que prometía la eterna juventud. Pero ¿qué sabemos realmente de esta reliquia?

¿Valencia o León?

Se han escrito ríos de tinta sobre el Grial. En el ámbito de la arqueología, varias reliquias en Europa, unas doce, proclaman ser la de la Última Cena. De entre todas las teorías, hay dos que, a fecha de hoy, parecerían contar con las bases más sólidas:

  • Una arraigada tradición, sitúa la Sagrada Copa en la Catedral de Valencia (España). Esta teoría cuenta con la fuerza de la tradición y algunos escritos que describen parte del trayecto del Cáliz hasta Valencia. Arqueológicamente es perfecta: vaso murrino del siglo I, según el criterio de D. Antonio Beltrán Martínez, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza.
  • Por otro lado, una investigación de la doctora en historia – Dª. Margarita Torres – sitúa el Sagrado Cáliz en León, en la Basílica de San Isidoro. Cuenta con pruebas escritas que parecerían irrefutables.

Dª. Margarita Torres explica con detalle la teoría de León en su libro «Los Reyes del Grial«. Todo parece cuadrar, los escritos entre los emires y el rey de León son hechos incontestables. Cabría preguntarse por la primera parte de su argumentación, donde hay un periodo de cuatro siglos que quedan en el aire. Desde la Última Cena hasta el siglo IV, hay un periodo de tiempo neblinoso. Como apunta algún lector de Goodreads – ¿Cómo sabemos que el cáliz que llega a manos islámicas en el siglo IV – es el auténtico? Aquí también habría que hacer un auto de fe. Pese a esta laguna, podríamos admitir la validez de esta hipótesis por la contundencia de los documentos aportados por Dª. Margarita Torres.

Hasta la fecha ha habido una batalla argumental entre ambas teorías. La una parece excluir a la otra. De este modo, dando por buena la interpretación de León, cabría pensar que la copa de Valencia debería ser falsa. Enigma resuelto, pero entonces: ¿Dónde queda la tradición secular que describe el trayecto desde Roma a Valencia?, ¿Es una mera falsificación?, ¿La documentación escrita al respecto es falsa también?, ¿Desmentimos el Canon Romano de los primeros Padres de la Iglesia?

Del mismo modo, acabada la cena, 
tomó este cáliz glorioso 
en sus santas y venerables manos, 
dando gracias te bendijo, 
y lo dio a sus discípulos.

Plegaria eucarística I, Canon romano. Cf. Mateo 26-29; Marcos 14, 22-25, Lucas 22, 15-20 y I Corintios 11, 23-25

La expresión «Éste cáliz» indicaría que el Grial estaba en Roma. Era el que había llevado San Pedro y el que luego llevaría a Huesca San Lorenzo. Ante todas estas dudas, podríamos sentirnos abrumados por el desánimo y la confusión. Hemos tomado como ejemplo 2 de las teorías más relevantes – la de Valencia y la de León – pero podríamos extender la duda al resto de candidatos a Grial.

Pascua Judía al rescate: 4 cálices

Sin embargo podría haber una solución al enigma. Una respuesta que incluso validase varios candidatos a Grial. La clave residiría en el rito de la Pascua Judía. Muchos autores abordan este rito, por ejemplo Brant Pitre en su maravilloso libro «Jesus and the Jewish Roots of the Eucharist: Unlocking the Secrets of the Last Supper».

De entre toda la información disponible, hay una charla en YouTube que podría arrojar luz a todo este asunto. Este video pertenece a una lista de reproducción llamada «Marcando el Norte«. Está presentado por D. Javier Paredes – catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Autónoma de Madrid. Dentro de este playlist, hay una serie de vídeos dedicados al «Cáliz de la Redención».

En el capítulo número 8, D. Javier Paredes entrevista al profesor D. Jorge Manuel Rodríguez – profesor de Derecho de la Universidad de Valencia y presidente del CES (Centro Español de Sindonología) D. Manuel Almenar hace una interesante presentación del Grial de Valencia. Es en el capítulo número 9, donde D. Jorge Manuel Rodríguez explica la Pascua Judía. Hasta el minuto 10, explica cómo llegó el Grial hasta Huesca desde Roma. A partir del minuto 10, desarrolla una interesante teoría sobre la Pascua judía y su relación con la pasión de Cristo:

Formato podcast: La Sábana Santa: 9-El Cáliz de la Redención (Marcando el Norte) Final.

Esta disertación está basada en el libro del teólogo D. Scott Hahn «La Cuarta Copa«. En ella se explica que la Pascua judía se celebraba, no con un único cáliz, sino ¡con cuatro! Los dos primeros cálices conmemoraban eventos del Antiguo Testamento. El tercer cáliz – quizás el más importante – era el de la bendición, porque era con el que se consagraba la Cena Pascual.

Teológicamente tiene además una gran importancia, pues es el que Cristo utilizó en la Última Cena para renovar, nada más y nada menos, la alianza del Dios Abrahámico. Se trata de la Copa con la que se selló la Nueva Alianza entre Dios – encarnado en la persona de Jesucristo – y los hombres. Como bien apunta en el vídeo D. Manuel Almenar, «Jesucristo se proclama Dios». Este pacto es quizás el último entre Dios y el hombre, el que está ahora mismo en vigor y del que todo hombre – que lo acepte – se beneficia. Son las palabras centrales de la Misa Católica, las que se dicen durante la consagración y con las que Jesucristo se proclama Dios al renovar la Alianza de Abraham.

El último cáliz era el de la consumación. Para este último, D. Scott Hahn desarrolla en su libro «La Cuarta Copa« (Amazon) una interesante teoría donde enlaza la Última Cena con la Pasión. Lo hace desde un punto de vista original, libre de cualquier sospecha herética y sin menoscabar la doctrina católica. Para no hacer spoiler, te invito a leer «La Cuarta Copa» (Goodreads) y descubrirlo tú mismo.

Conclusión

Este conocimiento podría ampliar el abanico de candidatos a Santo Grial. Cabría preguntarse si los cálices de Valencia y de León pertenecieron a aquellos cuatro cálices que usó Jesucristo en la Última Cena. Si así fuera, las dos principales teorías – Valencia y León – serían válidas – no sólo no serían incompatibles sino que – serían venerables. Los Padres de la Iglesia reverenciaban todos los objetos de culto. Una reverencia por los objetos de culto que explica muy bien Scott Hahn en el capítulo 11 de su libro La Cuarta Copa. Está claro que el cáliz principal sería sólo uno, el tercero de la celebración Pascual. Volveríamos a al debate de cuál fue pero con la seguridad de que participaron en el sagrado banquete.

Por otro lado, el resto de la cubertería de la cena, podría entrar en juego al haber participado en la Cena Pascual. Siguiendo esta lógica, el «Santo Catino» de Génova se postularía como otro de los utensilios utilizados en La Sagrada Cena y sería igualmente venerable. La tradición genovesa avala este argumento, pues en la ciudad italiana siempre se ha pensado que era un accesorio y no el Santo Grial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.