🕊️ El Bautismo y la Cruz de Jesús ✝️

trevisani baptism christ
Francesco Trevisani, Leeds Museums and Galleries (Temple Newsam House)

La juventud de Cristo es un misterio. Desde su estancia con los doctores en el templo a los doce años, hasta el bautismo, hay un vacío que conmociona. Sabemos que su vida pública se inicia en el bautismo a los 30 años. Sin privilegio alguno, Cristo se situó con el resto de la multitud. ¿Qué pudo ver en en Él Juan el Bautista para distinguirle del resto?

El gancho

Un creciente interés por la escritura y filología me ha hecho leer este libro de Ratzinger: Jesús de Nazaret: del bautismo a la Transfiguración. Los pensamientos de este artículo están basados en el capítulo 1 de este libro.

9780385525046 01

Puntuación: 5 de 5.

Un ministerio sobrenatural

En Cristo se cumplen muchas profecías del Antiguo Testamento. En el libro del Deuteronomio 34, 10 se cumple una promesa importante para entender su figura: «No vino profeta como Moisés que hablara cara a cara con Dios». Se promete un profeta, no adivino, con un don negado a Moisés, ver el rostro de Dios. Será una Alianza mayor que la de Moisés.

Su doctrina no procede de enseñanzas humanas, viene de su contacto con el Padre. Cristo ora con su conciencia, voluntad y alma humana. Quien ve a Jesús ve a Dios, se salva trascendiendo los límites humanos, pues está predispuesto desde la creación por ser semejanza de Dios. Esta es nuestra esperanza.

Quien ve a Jesús, ve al Padre (cf. Jn 14, 9). De este modo, el discípulo que camina con Jesús se verá implicado con Él en la comunión con Dios. Y esto es lo que realmente salva: el trascender los límites del ser humano, algo para lo cual está ya predispuesto desde la creación, como esperanza y posibilidad, por su semejanza con Dios.

Introducción 6%

Entorno social

Comienzo de la vida pública de Jesús. Según la genealogía de Lucas, Jesús es el hijo de Adán, es el «hijo del hombre». Fijan con precisión histórica el inicio de la vida pública de Jesús. No es un mito. El emperador y Jesús viven en dos órdenes distintos de la realidad. Jesús respeta al César, manifestando la compatibilidad de ambas esferas. Se deberá obeceder a Dios primero y por eso habrá Mártires en una Roma pagana. La sociedad judía se divide en: zelotes, fariseos, saduceos y esenios.

El Bautista y Cristo

Hace algo nuevo. Instaura un bautismo único y permanente ante las abluciones judías. Cumple profecía Is 40, 3 «allanadle el camino». Posible origen esenio de Juan, causó impresión porque era muy esperado en una sociedad derrotada. Esperada acción de Dios en la historia. Su bautismo incluye confesión. Una inmersión en agua purificante del mal pasado. Simboliza muerte y vida por un nuevo comienzo.

No había peregrinos galileos bautizandose. Cristo era una novedad. Juan bautizaba judíos. Pero lo asombroso y novedoso es que Cristo quiere ser bautizado entre la muchedumbre gris de pecadores. El bautismo implicaba confesión de culpas. Si Cristo es Dios ¿de qué tenía que confesarse? Juan se lo recuerda pero Cristo quiere cumplir con la justicia, entendida como un sí a Dios. Expresión de solidaridad con hombres culpables pero que tienden a la justicia. Sólo a partir de la cruz y de la resurrección se aclara el significado del bautismo.

Cargó mis pecados hasta la Cruz

El significado pleno del bautismo de Jesús, que comporta cumplir «toda justicia», se manifiesta sólo en la cruz: el bautismo es la aceptación de la muerte por los pecados de la humanidad, y la voz del cielo —«Éste es mi Hijo amado» (Mc 3, 17)— es una referencia anticipada a la resurrección. Así se entiende también por qué en las palabras de Jesús el término bautismo designa su muerte (cf. Mc 10, 38; Lc 12, 50)

Capítulo I: Bautismo de Jesús. 8%

Cristo recibió el bautismo mientras oraba. En los momentos clave de su misión, Cristo habla con el Padre. En el bautismo y en la cruz recitando el Salmo 22: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?»

Toma el puesto de los pecadores anticipándose a la cruz. Verdadero Jonás que dijo a los marineros: «Tomadme y lanzadme al mar». El bautismo es la aceptación de la muerte por los pecados de la humanidad, y la voz del cielo —«Éste es mi Hijo amado» (Mc 3, 17)— es una referencia anticipada a la resurrección.

Jesús recibió el bautismo mientras oraba (cf. Lc 3, 21). A partir de la cruz y la resurrección se hizo claro para los cristianos lo que había ocurrido: Jesús había cargado con la culpa de toda la humanidad; entró con ella en el Jordán. Inicia su vida pública tomando el puesto de los pecadores. La inicia con la anticipación de la cruz. Es, por así decirlo, el verdadero Jonás que dijo a los marineros: «Tomadme y lanzadme al mar» (cf. Jon 1, 12).

Capítulo I: Bautismo de Jesús. 8%

Simbología del Bautismo

La Iglesia Ortodoxa relaciona bautismo (epifanía Ortodoxa) con Pascua. El icono del bautismo es un sepulcro líquido en forma de cueva oscura que representa su descenso al Hades. Sumergido en agua ha vencido. Entrada y salida del agua simbolizan la muerte y resurrección.

bautismo en el jordc381n icono 01
Sepulcro líquido

El bautismo de Jesús se entiende así como compendio de toda la historia, en el que se retoma el pasado y se anticipa el futuro: el ingreso en los pecados de los demás es el descenso al «infierno», no sólo como espectador, como ocurre en Dante, sino conpadeciendo y, con un sufrimiento transformador, convirtiendo los infiernos, abriendo y derribando las puertas del abismo. Es el descenso a la casa del mal, la lucha con el poderoso que tiene prisionero al hombre.

El Cordero de Dios

Se cumple Is 53, 7: compara al Siervo con un cordero al matadero. Jesús crucificado en Pascua debía aparecer como el liberador cordero pascual de Egipto. Juan Bautista dice: «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (Jn 1, 29) En hebreo cordero es también siervo o mozo. Ahora ya no es sólo libertad para Israel es universal.

El bautismo tiene una Teología de la Cruz. Trinidad aparece. El cielo se abre, que es donde mora Dios. Sobre el Hijo, desciende Espíritu Santo en forma de paloma. Arco que enlaza este comienzo del camino de Jesús con las palabras con las que el Resucitado enviará a sus discípulos a recorrer el «mundo».

Hay muy buenos artículos en la internet que desarrollan el bautismo de Cristo en la historia del arte. Un buen libro sería The Bible and the Saints (Flammarion Iconographic Guides)

Falsa teología liberal

Ha interpretado el bautismo como una mera experiencia vocacional. Nada de esto hay en los Evangelios. No nos permiten ver la intimidad de Jesús. Él está por encima de nuestras psicologías (Romano Guardini) Jesús no aparece como un hombre genial con sus emociones, sus fracasos y sus éxitos, con lo que, como personaje de una época pasada, quedaría a una distancia insalvable de nosotros.

Pero nos dejan apreciar en qué relación está Jesús con «Moisés y los Profetas». La unidad de su camino. Se presenta ante nosotros más bien como «el Hijo predilecto», que si por un lado es totalmente Otro, precisamente por ello puede ser contemporáneo de todos nosotros, «más interior en cada uno de nosotros que lo más íntimo nuestro» (cf. San Agustín, Confesiones, III, 6, 11).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.